Argentina, tercer exportador mundial de aceites y grasas.

Un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario reveló que la Argentina se ubica en el séptimo lugar a nivel mundial entre productores de aceites y grasas, con un aumento interanual del 10,2% y alcanzó el tercer puesto en cuanto a naciones exportadoras, luego de Indonesia y Malasia. Para el actual ciclo 2015-2016 se […]

Un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario reveló que la Argentina se ubica en el séptimo lugar a nivel mundial entre productores de aceites y grasas, con un aumento interanual del 10,2% y alcanzó el tercer puesto en cuanto a naciones exportadoras, luego de Indonesia y Malasia.

Para el actual ciclo 2015-2016 se espera un fuerte crecimiento de la producción argentina ya que puede alcanzar los 10,2 millones de toneladas, de acuerdo con el autor del informe, Julio Calzada.

Si se analizan los 8 países líderes, la Argentina es el país que registraría este año el mayor crecimiento productivo a nivel mundial con un incremento interanual estimado del 10,2%.

Calzada señaló que la Argentina “vería crecer sus exportaciones en toneladas en un 22,8%, en tanto que Indonesia registraría una baja interanual del 3% y Malasia un crecimiento del 2,2%”.

El reporte analizó que “el excelente posicionamiento argentino en el mercado mundial de grasas y aceites obedece a su lugar relevante en el crushing (molienda) mundial de semillas oleaginosas y, específicamente, el de poroto de soja que le permite obtener aceite de soja”.

Las exportaciones argentinas de aceites y grasas dependen centralmente del aceite de soja y, en menor medida, del aceite de girasol.

“En materia de producción de grasas y aceites, en la actual campaña se espera que la Argentina llegue a los 10,2 millones de toneladas, compuesta por 8,5 millones de toneladas de aceite de soja y 1,1 millón de toneladas de aceite de girasol”, manifestó el análisis. Se dijo que “de esos 10,2 millones de toneladas, se estarían exportando este año cerca de 7,1 millones, compuestos por 6,4 millones de toneladas de aceite de soja y 560.000 toneladas de aceite de girasol”.

El aceite refinado de soja permite diversos usos industriales tales como agentes anticorrosivos, antiestáticos, aceites esenciales, biodiésel, desinfectantes, usos para control de polvo, aislaciones eléctricas, insecticidas, tintas de imprenta, base para linóleos, tejidos aceitados, plastificadores, cartón prensado, entre otros.

En tanto, también admite diversos usos comestibles tales como fabricación de antibióticos, cremas para café, aceites para cocinar, grasas para leches, margarina, mayonesa, productos medicinales, aderezos para ensaladas para ensaladas, untos para empanadas, grasas vegetales para repostería.

El aceite de soja se utiliza también para revestimientos protectores, masilla, jabones, detergentes, plásticos de vinilo, tabaquería, cemento y epoxis.

Publicado el: 24 febrero, 2016    Fuente: Agromeat

Idiomas