El 97% de la faena vacuna ya se controla con cajas negras

l combate a la evasión en la cadena cárnica le está dando cada vez más resultados al Gobierno. En la actualidad, el 97% de la faena vacuna a nivel país (anualizada son más de 12 millones de cabezas) ya está siendo controlada vía cajas negras que reflejan lo que pasa con la faena en un frigorífico. Además, la AFIP logró que se triplique la recaudación del IVA y crezca 30% en la seguridad social.
 
El 1° del actual empezó a regir el denominado Control Electrónico de Faena (CEF) o de cajas negras, una medida que impulsó el Ministerio de Agroindustria de la Nación a través de su área de control comercial agropecuario. Las cajas negras toman el peso de cada media res, de cada balanza que tienen los frigoríficos en los palcos de faena, sacan una foto panorámica de la media res, otra de la etiqueta que lleva la información de esa media res y, además, con una cámara muestran lo que ocurre en la sala de faena.
 
En la actualidad hay 300 equipos -cajas negras- instalados en plantas frigoríficas y falta colocar más de 40. A partir del mes próximo, el frigorífico que no tenga funcionando estos equipos no podrá faenar. Todavía hay 47 plantas frigoríficas que no pueden faenar porque, precisamente, no compraron las cajas negras. Para este proceso se abrió un listado de empresas interesadas en vender las cajas negras que debieron cumplir ciertos requisitos de funcionamiento. Entre las empresas habilitadas, Andrés Moretti e Hijos SA vendió el 45% de los equipos, PC Centro un 25%, Sipel el 13%, AS Sistemas y Tecnología el 15%, y Fulcrum el 1%. Según las empresas proveedoras de la tecnología, los equipos cuestan de 8000 a más de 12.000 dólares.
 
Para seguir con el control, ahora se está armando un centro de monitoreo para toda la información que viene desde los frigoríficos, y se prevé la contratación de un servidor para que puedan verse en simultáneo más de 300 cámaras. Todas estas medidas de control fueron avaladas por la Mesa de las Carnes, donde hay más de una veintena de entidades. En marzo de 2017, Agroindustria puso en marcha una política que permitió que creciera exponencialmente la cantidad de matarifes en el Registro Único de la Cadena Agroalimentaria (RUCA). Cada operador es responsable por su propia faena. Además se estableció que al momento de compra de la hacienda, sea por parte de un frigorífico o usuario de faena, si el productor que vendió el animal está inscripto en el Registro de Productores de la AFIP se le debe depositar en su cuenta bancaria (a través de la CBU) el 10,5% del IVA. En cambio, si el productor no está anotado en ese registro ese pago se realiza al Sistema de Control de Retenciones (Sicore) de la AFIP a nombre del productor. En ese registro de la AFIP la cantidad de productores subió de 13.000 a más de 80.000.
 
Con la AFIP se puso en marcha en marzo de 2017 el pago del adelanto de IVA previo a autorizar una faena. En tanto, desde enero de 2018 se está exigiendo también un adelanto para la previsión social. Según fuentes de la AFIP, si bien desde niveles bajos porque era alta la evasión, se triplicó la recaudación en el IVA y en la seguridad social subió un 30 por ciento.
 
Trascendió que por el blanqueo, hasta el gremio de la carne tiene más trabajadores inscriptos.
 
 
Contra la evasión
300 Informalidad
 
Son las cajas negras ya instaladas
 
47 Suspendidas
 
Son las plantas que no operan por no tener los equipos
 
 
FUENTE: LA NACION- www.lanacion.com.ar- 30/05/2018

Idiomas