El acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur está al borde del naufragio

Hay diferencias por el tema agrícola. Ahora buscan negociar con China o Rusia.

En diciembre de 2017 había una excitación particular en los medios diplomáticos y gubernamentales del Mercosur. Sus líderes, y en particular la diplomacia y el gobierno de Argentina, creyeron que la conferencia de la Organización Mundial del Comercio sería el escenario ideal para anunciar el lanzamiento formal de la zona de libre comercio con la Unión Europea. Seis meses después, este domingo, el proyecto está al filo del naufragio. Quiénes lo admitieron, aunque con distinto énfasis, son los cancilleres del bloque que estuvieron reunidos este domingo en Asunción, en la cumbre número 52.
 
El momento es delicado no tanto por culpa del Mercosur sino por los propios europeos que no terminan de resolver sus problemas políticos para negociar. La mayor tensión está puesta en el tema agrícola, donde Francia hace presión para no perder terreno en la negociación
 
Le tocó al uruguayo Rodolfo Nin Novoa verbalizar con más claridad el desencanto. “Esperábamos, para esta cumbre, tener concluido el acuerdo con los europeos. Y estuvimos próximos a lograrlo. Pero hoy estamos más cerca de un quiebre, de un fracaso”. Y allí lanzó la idea de explorar otras alternativas: “Está China, que es el principal socio comercial del Mercosur. Y está Eurasia, especialmente con Rusia. Creemos que esta es una discusión estratégica”. Recordó que habría mucho por conquistar en las relaciones con la gran potencia asiática: “El Mercosur paga aranceles promedio de 14,6% para entrar con sus productos en territorio chino: eso significa un desembolso anual de más de 1.500 millones de dólares”.
 
En estos dos temas, tanto el canciller Jorge Faurie como su colega brasileño Aloysio Nunes Ferreira concordaron con el jefe de la diplomacia uruguaya. Aunque con algunos matices, Faurie recordó que “es esencial la agenda internacional” desde que esto significa, en lo esencial, la posibilidad de atraer fuertes inversiones hacia la región. Pero puso un tono menor al hablar del convenio con Europa. “Estamos muy cerca de lograr un acuerdo”, subrayó el ministro, para admitir a continuación que en verdad “empieza a entornarse la ventana de oportunidades” y señalar: “No podemos eludir un entendimiento con China”.
 
En la misión brasileña a esta cumbre corrió una versión. Sugería que los gobiernos de Mauricio Macri y de Tabaré Vázquez estarían “interesados en avanzar por separado en tratados con China”. Esas fuentes dijeron que Brasil estaría “en desacuerdo” con esa opción. De hecho, en un encuentro con la prensa, su canciller Nunes Ferreira descartó tal eventualidad, al señalar que Mercosur exige negociar en conjunto con terceros países: “De modo que esa idea equivaldría a romper el bloque” indicó el ministro.
 
La coordinación de políticas económicas es esencial, especialmente en este escenario. Subrayó, también, los ejes que Argentina considera prioritarios para los próximos meses: “Hay que revisar el arancel externo común, que ya tiene más de 20 años; profundizar el acceso a mercados dentro del propio bloque, sobre todo en lo que hace a aquellas barreras que no son arancelarias. Y convergir en las normas técnicas, que también son facilitadoras del comercio”. El jefe del Palacio San Martín insistió que “es preciso atraer inversiones”, un asunto que desvela a la Casa Rosada. “Lo que pretendemos es insertar nuestras empresas en las cadenas globales de valor” añadió. En síntesis, cifró la estrategia de desarrollo de las fuerzas productivas argentinas en términos de relación con los convenios comerciales con otros bloques, sean asiáticos o europeo.
 
En la cumbre produjo una cierta aprensión la ausencia en la cita presidencial de este lunes del presidente Macri. En su lugar vendrá la vicepresidenta Gabriela Michetti. Tampoco estuvieron presentes el ministro de Economía Nicolás Dujovne, y el nuevo titular del Banco Central Luis Caputo. Los faltazos llevaron a los periodistas a imaginar que el problema sería la situación doméstica del país. Y eso se expresó en preguntas al ministro Nunes Ferreira. Este sencillamente respondió: “Tenemos confianza en la capacidad del gobierno de Argentina de resolver los problemas”. Fuentes de la delegación argentina dieron una explicación. Dijeron que el paraguayo Horacio Cartes “es un presidente que renunció pero que aún no le aceptaron la salida”. Eso llevaría esta cumbre del Mercosur a “una cierta situación de informalidad que no justifica el viaje de Macri”.
 
 
FUENTE: CLARIN- www.clarin.com- 17/06/2018

Idiomas