El cupo para la carne vacuna amenaza la negociación entre el Mercosur y la UE

La UE rechaza las 99.000 toneladas por año.
En una nueva ronda de negociación entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), entre hoy y el viernes en Montevideo, ambos bloques buscarán acercar posiciones sobre el acceso de productos agroindustriales, el comercio automotriz con reglas de origen claras y las indicaciones geográficas, aunque la posición intransigente de la UE sobre el cupo de la carne vacuna amenaza los avances.
En el sector agrícola, clave para el Mercosur, la Comisión Europea que negocia en nombre de los 28 países, “tiene margen” para negociar las cuotas para productos agrícolas como el azúcar o el etanol, pero no así para la carne bovina, señalaron fuentes del bloque sudamericano a BAE Negocios que en las últimas horas mantuvieron contactos con la contraparte. El tema es que aún no se firmó la elevación de la cuota de 70 a 99 mil toneladas anuales de carne, y “el lobby proteccionista es muy fuerte y está ganando al ala negociadora de la UE”, dijeron las fuentes.
 
Otro de los puntos “difíciles” son las conocidas como indicaciones geográficas: los nombres de determinados productos, como quesos y vinos, que tanto la UE (con 357 propuestas) como el Mercosur (unos 250 nombres) buscan proteger en el otro bloque. “Unos 47 nombres son problemáticos y requieren soluciones”, explicaron desde el Mercosur. Entre las denominaciones en disputa y que la UE quiere proteger, figuran las de quesos como el manchego, el “parmigiano” (parmesano) o el gruyere, así como vinos como Rioja u Oporto.
 
En cuanto al capítulo automotriz, si bien el Mercosur propuso bajar los plazos para la liberalización de piezas (ofreció dos canastas a 12 y 10 años) para aproximar posturas, la UE mantiene una postura muy rígida y quiere que el 50% de las partes que compra puedan provenir de mercados extra-bloques, es decir de Asia, porcentaje ya rechazado por el bloque americano.
 
Un tercer grupo de autopartes se mantiene en los 15 años de desgravación, como reclaman los industriales del bloque sudamericano, especialmente de la Argentina y Brasil. Ocurre que hasta hace poco tiempo, la posición del Mercosur era el plazo de 15 años en general, como lo sostiene para los vehículos terminados, y ahora lo partió en tres canastas autopartistas. En diciembre, durante una cumbre en Bruselas la posición que llevó la cadena automotriz era por un período de desgravación a 15 años, con 7 años de carencia (gracia) y que no más del 40% de las autopartes compradas por la UE provengan de terceros mercados, como Europa del Este o el Sudeste Asiático.
 
Autopartistas del Grupo Proa dijeron que “la postura es defender la producción del Mercosur de las triangulaciones que quiere fomentar en el acuerdo la UE, rompiendo las reglas de origen”. En el segmento de las patentes también hay una discusión compleja porque los europeos no quieren el ingreso de medicamentos genéricos, es decir, competencia directa para la fabricación de sus productos en el bloque sudamericano. En medio se encuentra la negociación por los plazos de caducidad.
 
 
FUENTE: AGROMEAT- www.agromeat.com- 05/06/2018

Idiomas