En Uruguay sigue creciendo el ingreso de carne vacuna importada

Entrada de cortes refrigerados y frescos subió 63% en un año.
La importación de carne bovina fresca y refrigerada creció 63,20% en un año y se mantiene firme mes a mes. Esos cortes tienen mayoritariamente por destino el abasto interno y permiten ser volcados a los consumidores a precios diferenciales.
 
La mercadería fue muy bien aceptada por el público, porque generalmente son cortes de alta calidad y proceden de razas británicas. Incluso, meses atrás, algunos productos de menor calidad que venían desde Mato Grosso do Sul y Paraguay, tuvieron resistencia de los consumidores y generó algunas movidas inusuales en el abasto.
 
Según los datos de Uruguay XXI el mes pasado entraron 1.471.393 kilos netos por US$ 5.321.897. El año pasado, a octubre, se importaron 541.373 kilos netos por US$ 2.089.004.
 
También creció 42,85% el ingreso de carne congelada en las mismas fechas de la comparación anterior. Fueron 336.820 kilos netos por US$ 1.036.343 contra 192.460 kilos netos por US$ 500.830. Los datos son en base a cifras del Ministerio de Economía y Finanzas.
 
Son varios los países que exportan su carne más cara y apuntan a importar cortes más baratos para el mercado interno. Estados Unidos y México son ejemplos claros y esa tendencia se viene observando en los últimos años en Uruguay, donde incluso, además de empresas privadas, algunos frigoríficos de gran presencia en la exportación y de gran porte, también están importando carne, principalmente desde Brasil y Paraguay, aunque también están entrando cortes vacunos argentinos. A eso se suman dos empresas abastecedoras que mantienen mayor presencia en el mercado interno.
 
Es habitual que las chacinerías estén importando carne para la elaboración de sus productos, cuando los precios así lo ameritan y los frigoríficos exportadores, cuando el ganado escasea o sus precios se disparan, siguen la misma tendencia, priorizando la exportación de la carne local a determinados destinos o porque tienen determinados negocios.
 
Diferencia. En Uruguay se está importando más carne bovina, pero también subió la faena de vacunos. Hoy está 2% por arriba (hasta octubre) respecto a igual mes de 2017 y se llevan industrializados 1.927.407, con predominancia de las vacas por encima de los novillos.
 
¿Por qué está creciendo tanto la importación de carne vacuna para el mercado interno? Según cifras de la Cámara de la Industria Frigorífica, faenar un novillo en Uruguay es 45% más caro que en Paraguay y Argentina y 25% más caro frente a Brasil (son cifras parciales hasta el pasado mes de agosto y hoy la diferencia puede variar más).
 
Actualmente en Brasil el ganado gordo vale US$ 0,80 por kilo más barato que en Uruguay. Ese es un dato clave que justifica el masivo ingreso de cortes de carne vacuna brasileña, principalmente cortes de alta calidad y de razas británicas, como está acostumbrado el consumidor local; Proceden de frigoríficos exportadores de Rio Grande do Sul, cumpliendo con la exigencia del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.
 
Según un relevamiento realizado por El País entre algunos importadores, sin contar lo que importan directamente algunos grupos frigoríficos de sus filiales en el exterior, hoy el ingreso está en 18 camiones mensuales. Ingresan todos los cortes, pero principalmente los de mayor valor, enfriados y sin hueso. También está entrando carne de Paraguay y Argentina.
 
La Asociación de Plantas Frigoríficas Dedicadas al Mercado Interno reclamó que la carne importada que se vuelca al abasto tenga la misma calidad que la que se produce en Uruguay, como medida para mantener la transparencia en el mercado y poder pelear en igualdad de condiciones.
 
Al ingreso de carne importada, habitualmente se suma la entrada de mollejas bovinas desde Estados Unidos y lenguas vacunas desde Brasil, para cubrir algún faltante de esas menudencias o simplemente porque cuestan menos.
 
FUENTE: AGROMEAT- www.agromeat.com- 09/11/2018

Idiomas