Informe Diciembre/2012 Nº 143

Con los datos de noviembre se confirma que la faena de hembras sigue aumentando, llegando en los dos últimos meses a la faena de equilibrio para sostener el stock, que se ubica en torno a 43%. Recordemos que habíamos iniciado el año con una proporción de 39,3% de faena de hembras.

Tal lo dicho en informes anteriores, la falta de competitividad externa ha generado que nuestras exportaciones sean las más bajas de los últimos 50 años. Reiteramos que el atraso cambiario y las retenciones de 15% hacen que el valor de nuestras carnes sea más elevado que el de nuestros competidores limítrofes (Brasil y Uruguay), dejando los mercados tradicionales. El aumento de costos internos y el costo en dólares de nuestra hacienda en pie nos obligan a vender entre 800 y 1.200 dólares más caro por tonelada, motivo por el cual nuestras exportaciones cayeron 75%.

Esta caída de las exportaciones genera una menor demanda de animales en pie, motivo por el cual el precio del ganado se mantiene en valores nominales casi idénticos a los de los dos últimos años, quitándole incentivo a los productores ganaderos para aumentar la producción.

El aumento de la faena de hembras que se ha producido a lo largo del último año pone de manifiesto la racionalidad del sector productor, que en su conjunto (180.000 productores) ha ido dejando de retener vientres ante la caída de los márgenes de la producción ganadera.

De confirmarse esta tendencia y sin llegar a una nueva liquidación de vientres, el stock habrá descendido desde los 60 millones de cabezas de 2006-08 a los 51 millones en marzo de 2013. Es decir, la producción futura se desarrollará a partir de un escalón 15% más bajo que cuando empezó la intervención de los mercados de ganados y carnes.

Reiteramos que la primera medida para el comienzo de la solución es lograr un tipo de cambio efectivo para el sector industrial más alto que el actual ($ 4,17 por cada dólar exportado), que le permita a la industria recuperar los mercados abandonados por falta de competitividad.

En noviembre se habrían faenado 1.018.000 cabezas de ganado vacuno. En relación a noviembre de 2011 el nivel de actividad de la industria frigorífica se habría incrementado en casi 106 mil cabezas, es decir alrededor de 12,0% anual. Sin embargo, puesto en una perspectiva histórica, este nivel de faena resultó ser el más bajo de los últimos 22 noviembre.

Al considerar los primeros once meses del año, la faena habría llegado a 10,5 millones de cabezas, acumulando una mejora de 6,1% con respecto a enero-noviembre de 2011. En términos absolutos en lo que transcurrió del año se habrían sacrificado poco más de 600 mil cabezas más que en los primeros once meses del año previo. Pero, una vez más, los guarismos dejan ver que el ritmo de avance sectorial fue muy gradual, ya que la faena de enero-noviembre de 2012 fue la tercera más baja de los últimos 23 años (superó solamente a las registradas en iguales períodos de 2011 y de 1998).

Tal como viene sucediendo en los últimos meses, en noviembre la participación de las hembras volvió a subir, hasta llegar a 42,6% de la faena total, producto de la pérdida de rentabilidad que enfrentan los productores pecuarios (en un contexto de estabilidad del precio por kilo vivo del animal, los costos de producción aumentan a un ritmo superior a 20% anual). Con relación a un año atrás este guarismo subió 4,8 puntos porcentuales.

El stock de hacienda se mantiene constante cuando la participación de las hembras en la faena total ronda 43%. Pues bien, en ausencia de modificaciones significativas en las variables de ingresos y costos del productor, este guarismo está cada vez más próximo a ser una realidad.

En el marco de una faena total que creció casi 12% en los últimos doce meses, se habrían registrado crecimientos de 28,8% y de 22,7% interanual en los envíos a faena de terneras y de vacas, respectivamente. Por su parte, la faena de vaquillonas se habría expandido a un ritmo de 18,0% anual. Y si se considera la faena total de terneros (machos y hembras), la misma habría avanzado 28,6% anual en noviembre de 2012.

En línea con la expansión de la faena y considerando un peso promedio en gancho de 226 kilogramos por res, en noviembre de 2012 la producción de carne vacuna habría totalizado 230 mil toneladas res con hueso (tn r/c/h) y se habría ubicado 11,8% por encima de la registrada en noviembre de 2011. En términos absolutos, se habrían producido 24.296 tn r/c/h más que un año atrás.

La participación del consumo interno en la oferta total de carne vacuna llegó a 92,9% en los primeros once meses del año, cuando un año atrás era de 89,8%. Por el contrario, las exportaciones vieron disminuir su importancia relativa de 10,2% a apenas 7,1% entre los períodos considerados.

 Y para tener una mejor comprensión del contexto adverso que viene atravesando el sector exportador de carne vacuna, debe señalarse que este guarismo sólo fue inferior en enero-noviembre de 2001, cuando el cierre masivo de mercados externos, producto del rebrote de aftosa en el rodeo nacional, hizo que las exportaciones sólo equivalieran a 6,3% de la producción total.

Descargue el informe completo aquí

Idiomas