La carne argentina ve llegar la buena racha

Devaluación, quita de retenciones y reintegros, medidas que afectaron a otros sectores, beneficiaron a la cadena cárnica que tomó impulso exportador.
Más producción. Ese es el camino que los especialistas y referentes del sector cárnico aseguran que hay que seguir para responder a la creciente demanda mundial de carne y también para abastecer al mercado interno, con precios justos. Es que la quita de las retenciones a las exportaciones -que se ubicaban en el orden del 15%- más los reintegros que el gobierno nacional instaló para dinamizar la actividad hicieron rentable el negocio como hacia tiempo no ocurría, justo en un momento en que las compras desde China y Rusia no paran de crecer. Además, la última apreciación del tipo de cambio se convirtió en el empujón que faltaba para que todos los referentes de la cadena cárnica se entusiasmaron aún más con las posibilidades de crecimiento.
 
Esa evaluación de la actividad fue tomada en las últimas semanas como una bandera por el gobierno nacional a la hora de mostrar los resultados de su política económica, muy magros e incluso desalentadores en otros frentes, pero que beneficiaron a esta industria, que según palabras del presidente Mauricio Macri, puede generar en pocos años 100 mil puestos de trabajo directos e indirectos.
 
En los primeros cinco meses de 2018 el volumen exportado de carne vacuna llegó a 121,6 mil toneladas. Este fue el volumen más alto de los últimos nueve años, detalla el último informe de la Cámara de la Industria de Carnes (Ciccra). Medido en toneladas res con hueso (tn r/c/h), el volumen equivalió a 168 mil toneladas r/c/h (+64,4% anual).
 
En este marco, China está consolidándose como el principal comprador de carne vacuna tanto de Argentina, como de Uruguay y Brasil. El gigante de Asia alcanzó una participación de 50% de los embarques de carne vacuna desde Argentina en enero-mayo de 2018. En total se enviaron 61 mil toneladas a este país. En relación a enero-mayo de 2017, el volumen exportado a China creció 102%.
 
En segundo lugar se mantuvo Rusia. Con compras por un total de 13,6 mil toneladas de carne vacuna en los primeros cinco meses del corriente año, Rusia quintuplicó sus compras con relación al mismo lapso de 2017 (+433%). Su participación en el total pasó de 3,4% a 11,2% entre los períodos considerados, detalla el informe de Ciccra, la entidad que reúne a los frigoríficos de todo el país.
 
Jorge Torelli, consejero del Ipcva y gerente general de Mattievich, consideró que “las posibilidades para exportación son muy buenas” y destacó que “los mercados están muy demandantes y la oferta es insuficiente, y no sólo de Argentina”.
 
“Todo lo que puede ser ofrecido a valores razonables es colocado. Las perspectivas son buenas para Argentina. Además, el mercado interno sigue traccionando firmemente, se lleva entre el 85 y 90%, y a pesar de que el consumidor tiene un poco de mal humor por el valor, la verdad es que el precio está por detrás del valor de inflación”, detalló el referente del frigorífico que recientemente reabrió una planta en Carcarañá que se enfocará fuertemente a brindar servicio para terceros.
 
Un dato alentador para los consumidor locales es que la Cámara de la Industria de Carnes mantuvo recientemente una reunión con el presidente Macri y se comprometió a el precio de la carne “no aumentará” en los próximos meses. La entidad lanzó la propuesta tomando en cuenta los buenos números del sector: el consumo y las exportaciones se incrementaron 6%, según informó.
 
Tras el encuentro, el titular de la Ciccra, Miguel Schiariti, dijo que “afortunadamente las exportaciones evitaron que el precio de la carne cayera, porque si no el precio de carne y el novillo hubiera caído, lo cual no hubiera sido una buena noticia, a pesar que el público se contentara”.
 
Teniendo en cuenta el escenario de compra externa tan favorable, Torelli consideró que el camino es “producir más”. A pesar de que los productores ganaderos sufrieron la sequía y el exceso de lluvia después que complicó su ecuación financiera en los tiempos que corren, el referente de Mattievich y asesor del Ipcva dijo que el potencial de crecimiento es “enorme” porque hay una demanda insatisfecha y tanto Uruguay como Australia ya están al límite de su capacidad productiva, mientras que Argentina -aunque también Brasil- no y puede abastecer al mundo.
 
China es un motor en pleno funcionamiento y Torelli se mostró muy entusiasmado con la visita de una delegación del país asiático a la Argentina en octubre próximo para inspeccionar nuevas plantas frigoríficas y habilitarlas para la exportación. “Eso es auspicioso y los tiempos se pueden acelerar”, manifestó.
 
Mattievich sigue de cerca los números del sector y eso lo llevó a poner en marcha la planta de Carcarañá. En el primer semestre de 2018 un total de 360 establecimientos faenaron 6,5 millones de cabezas de hacienda vacuna. En comparación con enero-junio de 2017 la faena creció 7,4%.
 
En tanto, el primer semestre de 2018 la producción de carne vacuna ascendió a 1,48 millones de tn r/c/h, ubicándose 8,1% por encima de la registrada en enero-junio de 2017. En los primeros seis meses de 2018 se produjeron 1,48 millones de tn r/c/h de carne vacuna. En relación al mismo período de 2017 la producción creció 8,1%, lo que implica que la cantidad ofrecida se amplió en 110,8 mil tn r/c/h, según el reporte de Ciccra.
 
“Esto permitió aumentar las exportaciones y el consumo interno de carne vacuna en lo que transcurrió del año. Por suerte el crecimiento de las exportaciones ha impedido que la sobreoferta de hacienda generara caídas importantes en los precios del ganado para consumo. Con datos estimados para junio, en el primer semestre del año se habrían exportado 201,1 mil tn r/c/h de carne vacuna, lo que implicaría una recuperación de 60% interanual. Su importancia en el total producido habría subido de 9,2% en enero-junio de 2017 a 13,6% en el primer semestre de 2018”, detalla el relevamiento de la entidad nacional.
 
Por su parte, el consumo interno habría absorbido 1,28 millones de tn r/c/h de carne vacuna, es decir 2,9% más que en enero-junio del año pasado. Su importancia relativa cayó de 90,8% a 86,4% entre los períodos analizados. El consumo per cápita de carne vacuna habría ascendido a 58,6 kg/año en el sexto mes de 2018, al tomar el promedio móvil de los últimos 12 meses. En términos interanuales este guarismo registró una mejora de 3,5%.
 
Raúl Milano, director ejecutivo de Rosgan, expuso los números de lo que pasa en los remates televisados que se realizan en la Bolsa de Comercio de Rosario y destacó que el segundo semestre del año arranca “realmente” positivo para la ganadería, tomando en cuenta que es uno de los pocos sectores en donde hay reapertura de frigoríficos y recompra de paquetes accionarios “que muestran que claramente se está apostando al sector”.
 
El directivo consideró que todos los eslabones de la cadena están atravesando un buen momento, algo que a veces no ocurría. “Por primera vez después de 9 años a la industria frigorífica le va bien y eso puede verse en los precios”, señaló y destacó la gran importancia que tiene la demanda china.
 
“La primera categoría, el macho, sigue siendo un bien requerido y sus 45,22 pesos promedio marca una demanda sostenida que no paga máximos pero que mantiene el interés. La ternera con un promedio de 39, 97 pesos marca valores bajos pero lo más significativo es la ausencia de demanda por esta categoría quedando lotes por vender, hace meses que las terneras no encuentran un rumbo y menos un interés por su colocación”, precisó.
 
En lo que respecta a los lotes mixtos, señala que “la demanda es acotada y pone de manifiesto la situación de alta ocupación en los feedlots profesionales y un desmantelamiento de muchos feedlots caseros cuando el precio del maíz se disparó y puso en riesgo la continuidad. Solamente mantienen una acción activa los encierres profesionales permitiéndoles comprar más tranquilos ante la ausencia de varios jugadores”.
 
Las vacas de invernada, como siempre, “tuvieron una colocación ágil y muestran los efectos de la gran exportación de esta categoría a China. Lo que se pone a venta encuentra compradores en un campo que dejó atrás la sequía y comienza a tener en pleno invierno posibilidades de cargas adicionales”, señaló el director Ejecutivo de Rosgan.
 
Milano planteó que sería clave para el sector lograr un aumento del peso de faena, para llevar al novillo a los 450 kilos. Para lograr animales más pesados el referente del Rosgan recodó que está disponible el forward ganadero, una herramienta que ofrece contratos flexibles, con acuerdos a medida de cada operación, permitiendo eliminar el “riesgo precio” otorga financiación y crédito.
 
“Esta es la manera de lograr novillos más pesados sin subsidio. Los bancos oficiales tienen una buena política para la producción, que puede abstraerse de la problemática de las tasas pero necesitamos otras herramientas que puedan motorizar la producción. Es un sector que tiene un gran futuro por la demanda internacional”, indicó sobre el futuro de la actividad ganadera y de toda la cadena cárnica.
 
FUENTE: AGROMEAT- www.agromeat.com- 23/07/2018

Idiomas