Soja: empiezan a derrumbarse las últimas esperanzas, por Manuel Alvarado Ledesma - Agrositio

La semana pasada dio lugar a todo tipo de especulaciones. Y sorprendió a los mercados domésticos.

A principio, los precios, jornada a jornada, caminaron en suba. Como dijimos en el anterior comentario, fueron motorizados por el temor al clima en la Argentina, el mayor exportador de harina y aceite de soja del mundo.

Pero, aparentemente por la toma de conciencia por parte de los fondos de inversión de que los precios habían llegado a niveles demasiado elevados, dichos fondos empezaron a concretar ventas masivas, con el objeto de efectivizar las correspondientes ganancias.

Tal convicción por parte de los fondos provendría de la idea de que la cosecha en Brasil sería de mayor volumen al esperado, lo que podría compensar la baja productiva de nuestro país.

El disparador de tal idea podría haber sido la información dada por INTL FCStone, una importante compañía de trading y asesoramiento, con base en EE.UU. y sedes en muchos países. Esta compañía estimó una mejora en el nivel de producción de Brasil.

A ello, debe haberse unido el reporte del USDA. Allí se informaba sobre un menor nivel de exportaciones de soja.

Así, los valores empezaron a recorrer un camino en baja.

Sin embargo, pese a lo dicho por tal compañía y a las especulaciones del mercado de Chicago, creemos que la baja en la producción respecto al volumen estimado al inicio de la campaña será de tal envergadura que la cosecha de Brasil por más alta que sea no podrá compensar el problema productivo de nuestro país.

La presente semana se desarrollará, al principio, con altas temperaturas. Y según los pronósticos, a partir del jueves bajarán las temperaturas con la entrada de un frente frío. Y hay posibilidades de lluvias aisladas para el fin de semana.

La soja de primera, en la zona núcleo, está pasando por el tiempo definitorio de rendimientos y las lluvias no se presentan. Para peor, los principales pronosticadores hablan de escasez de humedad para lo inmediato.

Para la de primera, el desarrollo reproductivo se da bajo condiciones hídricas extremadamente deficientes y altas temperaturas con jornada muy soleadas.

En los suelos de mayor calidad, el problema no sería tan grave. Pero en los restantes, sólo basta mirar lotes desde el camino, para darse cuenta del problema.

Por otra para, a la de segunda le urge la caída de lluvias. Como viene la cosa, es probable que su rendimiento quede entre los peores de la historia.

 

FUENTE: AGROSITIO- www.agrositio.com- 06/02/2018

Idiomas