UE-Mercosur: los bloques regionales trabajan para anunciar el acuerdo comercial a fin de mes o en marzo

Todavía no hay coincidencias sobre la cuota de la carne que podría ingresar desde Sudamérica.

El silencio de las fuentes oficiales muestra que el acuerdo comercial está cerca. Los negociadores jefes de las delegaciones europea y de Mercosur cerraron ayer una semana de negociaciones que habría servido para hacer avances suficientes para poder cerrar el trato en la reunión de fin de febrero en Asunción.

Una fuente de la Comisión Europea confirmó a Clarín que las negociaciones técnicas seguirán este lunes después de la reunión ministerial celebrada el martes y miércoles. Bruselas no quiere comunicar más pero las fuentes consultadas bajo condición de anonimato aseguraron que los avances son claros.

Después de que el martes y el miércoles se hicieran progresos entre los cancilleres de los cuatro países de Mercosur y los comisarios europeos de Comercio y Agricultura (los europeos pusieron sobre la mesa un aumento de la oferta de la cuota de carne con aranceles reducidos de 70.000 a 99.000 toneladas anuales), ayer cerraron la semana los jefes negociadores, Sandra Gallina por parte europea y Ronaldo Costa Filho por Mercosur.

Gallina y Costa Filho habrían centrado su reunión en discutir qué margen de maniobra tiene cada parte para dar los últimos pasos que lleven al acuerdo. Los dos negociadores seguirán trabajando la próxima semana. El objetivo de las dos partes es que se pueda anunciar el acuerdo a finales de febrero o como muy tarde en la primera semana de marzo.

Todavía no habría acuerdo final sobre la cuota de carne con aranceles reducidos, pero la parte europea habría presentado una “propuesta técnica” que podría servir para desbloquear el diferendo por la carne y así encarrilar el acuerdo. La Comisión Europea es experta en elaborar andamiajes técnicos para saltarse obstáculos políticos. La cuota de carne seguiría en las 99.000 toneladas de carne, lejos de los 150.000 que exigía Mercosur.

Esta semana habría habido cambios en los capítulos de las normas de origen, las licitaciones públicas y en un mejor acceso de los lácteos y los autos europeos a los mercados de Mercosur. Falta al menos cerrar el capítulo de propiedad intelectual y saber si Mercosur acepta esa “propuesta técnica” europea para la cuota de carne, destinada según las fuentes a aplacar las quejas de los ganaderos franceses, temerosos de la entrada de más carne de Mercosur.

Tanto la Comisión Europea como Mercosur mostraban anoche optimismo. Una fuente del equipo negociador de Mercosur dijo a este diario que estudiarán la propuesta presentada por los europeos para posiblemente dar una respuesta la próxima semana: “sin dar detalles, la propuesta europea mejora, estamos cerca”.

Desde que el pasado viernes el presidente Mauricio Macri se reuniera en París con el presidente francés Emmanuel Macron –una reunión que oficialmente no destrabó el diferendo de la carne pero a partir de la cual el mandatario galo dio un giro y aseguró que quería un acuerdo rápido- las conversaciones avanzaron a pesar del escepticismo que mostraban los negociadores europeos a principios de semana.

La mayoría de los capítulos del acuerdo se cerraron en la reunión de Buenos Aires de diciembre y faltarían sólo aspectos técnicos y desbloquear definitivamente las cuotas de carne.

El Mercosur y la Unión Europea empezaron a negociar el acuerdo de libre comercio en 1999. Casi dos décadas después y tras varios estancamientos a partir de 2004, las negociaciones se retomaron en 2016.

En abril del año pasado, en una conversación con Clarín, la comisaria europea de Comercio Cecilia Malmström aseguró que lo que cambió en 2016 “fue Argentina, cambió el gobierno argentino, ese fue el factor más importante”.

La llegada a la Casa Blanca del presidente Donald Trump impulsó a los europeos en sus negociaciones comerciales. Desde entonces firmaron acuerdos con Canadá y Japón, tienen más de una decena en conversaciones y están modernizando los tratos con México y Chile. Europa busca ocupar el espacio que deja el aislacionismo estadounidense.

 

FUENTE: CLARIN- www.clarin.com- 02/02/2018

Idiomas