La soja se aferra a los rumores para soñar con mejores precios