Las retenciones son un disparate, según Urtubuey