La seca golpea el precio de la hacienda de consumo